Perro estresado: 8 señales de que el estrés está afectando la salud de su mascota

escuela para perros CDMX

El gimnasio para perros en CDMX puede ser el lugar propicio para los perros que sufren de estrés y ansiedad. Tratar con un perro estresado es delicado y requiere mucha paciencia y atención por parte del tutor: los perros que sufren estrés y ansiedad tienen más probabilidades de enfermarse. Como los humanos, los signos de un perro estresado a menudo afectan directamente la salud del animal.

Causado por diferentes desencadenantes, es necesario observar siempre qué es lo que estresa al perro para evitar que este sentimiento invade la rutina de tu amigo. Hemos separado 8 señales que muestran cómo el estrés puede afectar la salud del perro para que usted sea consciente. De igual manera, nuestros peludos deben ser ejercitados ya que es importante para cuidar su salud, fortalecer sus músculos y huesos, y ayuda a reducir el estrés de manera considerable.

1.      El perro se lame constantemente las patas

Encontrar a un perro lamiendo constantemente su pata puede parecer lindo para cualquiera que no entienda mucho del comportamiento animal, pero los dueños de mascotas saben lo peligroso que puede ser. El perro que se lame o muerde la pata con frecuencia es un indicio de que probablemente se encuentra en un estado de estrés y ansiedad.

Además del daño psicológico, el hábito puede evolucionar rápidamente a una herida, que termina siendo una puerta de entrada a la inflamación y otros problemas. Piensen por un momento el comportamiento que puede tener el ser humano cuando está ansioso y estresado, se muerde las uñas, los cueros de los dedos, mueve sus piernas de manera constante. Algo así ocurre con nuestra mascota, pero en el caso de ellos puede resultar en heridas en sus patitas.

2.      Falta de apetito

La falta de apetito en perros estresados es bastante común. El perro sin apetito puede significar multitud de cosas. Puede ser que el animal se haya enfermado del estómago o tenga algún tipo de enfermedad, además de que también puede ser un signo de estrés. ¡Pero es importante estar atento! El perro con falta de apetito deja de comer como debería y, en consecuencia, deja de absorber los nutrientes necesarios para mantenerse sano.

Con un organismo debilitado, estos animales pueden enfermarse más fácilmente. Cuando un perro no absorbe los nutrientes necesarios, puede sufrir de desnutrición y otras dolencias que pueden comprometer su vida. Por lo tanto, es importante que acudan al veterinario para que examine de manera oportuna a su mascota tan pronto observa las primeras señales de falta de apetito para evitar que su perro se enferme gravemente.

El gimnasio para perros en CDMX puede ayudarlo a estar motivado todo el tiempo para evitar que pierda apetito, porque va a estar en contacto con otros perros y la actividad física que va a realizar con frecuencia le va a ayudar en gran manera. Muchos perros que han estado en un buen paseo o en un gimnasio maravilloso, van a llegar con apetito porque el ejercicio les ayuda a abrir el apetito y liberarse del exceso de energía que les puede producir estrés.

3.      Problemas gastrointestinales

El perro estresado puede tener problemas gastrointestinales. Las situaciones muy estresantes afectan inmediatamente el sistema digestivo del cachorro. Por eso es muy común encontrar un perro que vomite después de algún cambio, o incluso encontrar un perro con diarrea. Pero cabe mencionar que estos síntomas también están asociados a una serie de enfermedades que van mucho más allá del estrés y, por ello, la mejor alternativa es buscar la ayuda de un veterinario de confianza para un diagnóstico.

4.      Pérdida de peso

La pérdida de peso del perro está relacionada con el estrés. La unión de un perro con poco apetito y que padece problemas gastrointestinales suele resultar en un animal más delgado. Al fin y al cabo, además de estar comiendo muy mal, el organismo del animal no puede «retener» nada de lo que consume, expulsándolo todo a través de los vómitos y la diarrea. Entonces, el perro que pierde peso necesita mucha atención para no volverse anoréxico y débil.

Una vez el perro ha recibido la atención necesaria para recuperarse de la pérdida de peso, debilidad y demás, es importante que realice ejercicio en un gimnasio para perros en CDMX para fortalecer los músculos que se han visto comprometidos por el proceso que ha pasado y el tiempo de quietud que tuvo para recuperarse. No es recomendable que cuando está débil se someta a ejercicio fuerte porque puede ser perjudicial.

5.      Cambios en el sueño

El perro estresado tiende a tener cambios en el sueño. Al igual que con los humanos, las situaciones estresantes también pueden afectar la calidad del sueño de su amigo de cuatro patas. Es muy común encontrar un perro estresado que duerme demasiado o incluso que duerme muy poco. Esto es motivo de preocupación, porque afecta significativamente la calidad de vida que lleva la mascota. Recuerde: los perros adultos suelen dormir de 12 a 14 horas al día.

Cuando el dueño no puede dedicarle el tiempo suficiente al perro, es aconsejable que lo lleven a una guardería canina en CDMX para que pueda compartir con otros perros y personas, jugar, entrenar y realizar diversas actividades que le permitan liberarse del estrés. Una vez lo recoja del lugar, podrá compartir con su mejor amigo, quien dormirá plenamente toda la noche porque ha pasado un tiempo de distracción.

6.      Caída del pelo

El estrés también está asociado con la caída del pelo en los perros. Otro problema que puede afectar la salud de tu cachorro cuando sufre de estrés está directamente relacionado con su pelaje, que se cae aún con más frecuencia. Todo el mundo sabe que los perros pasan por periodos específicos de muda, pero si notas que tu perro la padece desde hace mucho tiempo, es bueno buscar la ayuda de un veterinario para saber cómo está el perro.

7.      Agitación y ladridos excesivos

El perro estresado suele tener mucha agitación y ladridos excesivos. Cuando el perro está irritado, absolutamente todo lo que lo rodea puede molestarlo. Por tanto, la reacción que tiene es única: ladrar a todo y a todos. Lo ideal, en estos casos, es no pelear con el animal, o esto puede estresarlo aún más. Trate de comprender las razones detrás de este comportamiento y busque la opinión de un veterinario si cree que es necesario para tratar mejor el problema.

De acuerdo con los especialistas en comportamiento canino, el ejercicio es una buena terapia que les ayuda en la agitación. El gimnasio para perros en CDMX es una buena opción si su perro es una raza que necesita de más actividad física o cuando ustedes no pueden dedicarle el tiempo suficiente al perro para pasearlo mínimo 30 minutos al día para evitar que se estrese y esté todo el tiempo ansioso por el encierro.

8.      Hacer sus necesidades en lugares equivocados

Hacer pipí y caca en el lugar equivocado puede ser estresante. Si de repente encuentra caca y orina de perro esparcidas por la casa, es mejor estar atento a la salud del animal. Antes de enojarse con la mascota, debe comprender que hay varias razones por las que un perro necesita en el lugar equivocado, incluso después de haber aprendido el lugar correcto.

El estrés puede contribuir a esto, ya que, el animal comienza a buscar formas de llamar la atención del tutor sobre el problema. Por lo tanto, vale la pena investigar exactamente cuál es la causa de la orina y las heces fuera de lugar para descartar enfermedades y buscar la mejor solución. En caso de que el perro no presente ningún problema de salud, el entrenamiento para perros en CDMX es perfecto para enseñarlo, motivarlo y premiarlo por hacer sus deposiciones en el lugar correcto.

Ahora que conocen las 8 señales más importantes que demuestran que su peludo está estresado y con su salud comprometida, puede tomar las decisiones necesarias para evitar que su perro se estrese. La primera acción que debe ser puesta en práctica es dedicarle un tiempo especial para que realice ejercicio físico. El gimnasio para perros en CDMX de Animal Training and Dog Housing permite que su perro esté en buenas condiciones físicas.

En nuestro gimnasio, tu mejor amigo contará con las instalaciones pertinentes para que corra libremente, juegue con juguetes especializados para ellos y sea entrenado en caso de ser necesario. Si llevas a tu peludo a nuestro gimnasio, el estrés ya no será un problema para ellos. Te invitamos a que nos llames para platicar más sobre nuestros servicios. Nuestra línea de atención está disponible para recibir tus inquietudes, nos puedes llamar al (55) 5135 1901. ¡La salud de tu mascota es importante para nosotros!