Blog

Ultimas noticias y mensajes

Enseña a tu perro a controlar la fuerza de su mordida

Curso de obediencia canina dfCualquier perro doméstico tiene que aprender ciertas cosas básicas que le facilitarán su convivencia con humanos, con otros perros y otras especies animales.

Una de estas cosas que tienen que aprender los perros y que resulta fundamental para asegurar una buena relación con las personas es controlar la fuerza de su mordida y existen algunos ejercicios especiales para que le enseñas a tu perro cómo hacerlo.

El momento ideal para educar a un perro es cuando aún es un cachorro, especialmente entre la semana 3 y 12 de edad, cuando está en el período sensible de su desarrollo.

Durante este período se recomienda hacer una serie de ejercicios que ayuden al cachorro a relacionarse con su entorno y familiarizarse con los estímulos a los que estará expuesto cotidianamente, de manera que pueda responder a ellos sin presentar ansiedad o temor.

Cuando el perro está atravesando por el período sensible es recomendable que tome un curso de obediencia canina en DF que le ayude a socializar y a responder al llamado de su dueño, así como a poder estar solo en casa sin ponerse ansioso y controlar la fuerza de su mordida.

Todos los ejercicios que haga el cachorro en un curso de obediencia deben repetirse en casa para reforzar el aprendizaje y de hecho, algunas de las cosas que se le enseñan comienzan a aprenderlas desde su nacimiento, de la relación con su madre y con sus hermanos cachorros.

En el caso particular del control de la fuerza de mordida, un cachorro lo aprende al jugar con sus hermanitos. Si has observado, los cachorros juegan dándose mordidas y chillan si la mordida es muy fuerte, por esta razón para seguir con el juego regulan la fuerza que ponen para no lastimarse y que el juego no finalice.

Esta es una de las razones por la que no es conveniente separar a los cachorros de su madre y hermanos cuando aún es muy pequeño y por la que es muy importante que se le dé atención a la etapa de socialización del cachorro, durante la que, entre otras cosas, deberá convivir y jugar con otros perros.

Al proceso por el cual atraviesa el cachorro para controlar la fuerza que pone en sus mordidas se le conoce como inhibición de la mordida y si bien, empieza con los juegos con sus hermanos y otros perros, tú puedes enseñarle a hacerlo con algunos ejercicios bastante sencillos.

Si necesitas asesoría para emplear las técnicas adecuadas y obtener los resultados deseados en este y otros aprendizajes necesarios para una buena convivencia con tu perro, no dudes en ponerte en contacto con nosotros, en Animal Training contamos con el curso de obediencia canina en DF ideal para tu mascota.

Después de que el cachorro es separado de su familia y se le lleva a su nuevo hogar es muy común que atraviese por una fase de timidez en la que no juegue y se muestre un poco temeroso a su nuevo entorno.

Para que se acostumbre y se integre más fácilmente a su nueva familia es necesario que nos ganemos su confianza poco a poco y una vez que lo hayamos logrado podremos comenzar a jugar con él y reforzar el aprendizaje del control sobre su fuerza a la hora de morder que adquirió al jugar con sus hermanitos.

Enseñarle a inhibir la mordida a un cachorro debe ser una tarea a cargo de un adulto y de preferencia hasta que el perro pueda controlar su fuerza no debe jugar con niños, pues además de ponerlos en riesgo en caso de que el perrito los muerda muy fuerte, los niños suelen reaccionar de manera explosiva ante el dolor y al perro esto le ocasionará temor.

La mejor manera de reforzar el aprendizaje de tu perro es precisamente jugando y permitiéndole que muerda tu mano. Si durante el juego el perro muerde muy fuerte tienes que hacerle notar que te provocó dolor y emitir una enérgica queja en tono agudo.

Si ante tu queja el perrito te suelta tienes que felicitarlo y seguir jugando con él pero en cuanto vuelva a morder con fuerza repite la queja, retírale la mano, sóbate y detén el juego dejándolo solo durante un rato.

La manera de entrenar a un perro es mediante un condicionamiento con premios y castigos y en este caso el premio es que seguirás jugando con él y lo felicitarás con caricias cuando logre inhibir la mordida y el castigo es que el juego se termina.

Otro paso importante en el proceso de inhibición de la mordida es enseñarles a soltar los objetos. Cuando tu perro tome algún objeto que no debe morder, como zapatos, debes desviar su atención a otro elemento con el que sí tenga permitido jugar, ya sea algún juguete de tela o una pelota.

En estos casos puedes utilizar la orden “suelta” con un tono enérgico y firme para que el perro entienda que no debe morder cualquier cosa y que para eso están sus juguetes.

Recuerda que tienes que ser muy paciente y dedicarle algunos minutos a estos ejercicios diariamente para que tu perro aprenda y refuerce lo aprendido, de lo contrario no servirá de nada pues al igual como ocurre con los humanos, algo que no practican lo olvidan con facilidad.

No es recomendable que emplees castigos físicos cuando el perro muerda fuerte pues sólo le generarás temor y fomentarás un comportamiento ansioso.

Si estás buscando un curso de obediencia canina en DF para enseñar a tu perro a comportarse correctamente en diferentes situaciones y a seguir tus órdenes, no dudes en traerlo a Animal Training.

En Animal Training contamos con un equipo de especialistas en adiestramiento canino que podrán ayudarte a educar a tu cachorro y a mejorar la conducta de tu perro adulto.

Equipo de MarketingEnseña a tu perro a controlar la fuerza de su mordida
Compartir esta publicación